Hoy nos preguntamos cuándo es recomendable acudir a un psicólogo infantil y dónde acudir en caso de que así lo consideremos necesario. Y es que tras la pandemia por Covid-19 han aumentado los problemas psicológicos tanto en niños como en adolescentes, por lo que te recomiendo consultar siempre a expertos profesionales como por ejemplo los que en contrarás en Avance Psicólogos. Un centro formado por un equipo multidisciplinar que cuenta con psicólogos especializados en terapia infantil con más de 20 años de experiencia, de orientación Cognitivo-Conductual y Humanista, ubicado en el centro de Madrid.

Dicho esto, en este post veremos diferentes puntos resumidos en la siguiente tabla:

Índice

recomendable acudir a un psicólogo infantil

¿Cuándo es necesario acudir a un psicólogo infantil?

Si eres seguidor o seguidora de Mamá Psicóloga Infantil sabrás que en diversas ocasiones hemos hablado de la importancia de acudir a los profesionales de la psicología infantil tan pronto como detectemos algunas señales o síntomas de que algo está ocurriendo a nuestro hijo o hija.

A veces solo se tratará de algo pasajero o propio de una etapa evolutiva, como por ejemplo las rabietas. Sin embargo, en otras ocasiones estas mismas rabietas pueden ser una señal de alarma, sobre todo cuando son muy frecuentes, muy intensas y aparecen en muchos ámbitos.

A continuación te detallo una lista de síntomas frecuentes, pero insisto en que busques buscar ayuda profesional siempre que aparezca alguna preocupación sobre si lo que le ocurre a tu hijo es «normal» o no,

Te aconsejo también solicitar ayuda a un psicólogo o psicóloga infantil siempre que observes que su desarrollo se paraliza, que no avanza, tiene frecuentes e intensas rabietas, su carácter y su conducta parecen haber cambiado repentinamente después de algún acontecimiento vital reciente.

Síntomas de problemas en los niños

Sabemos bien, y quienes nos dedicamos a acompañar a niños y sus familias más si cabe todavía, que la infancia –lejos de lo que hemos querido creer durante años– no es sinónimo de felicidad ni de ausencia de preocupaciones, disgustos, contratiempos ni dificultades. Los niños también sienten ansiedad, se deprimen y tienen otro tipo de problemas.

Algunas veces pueden pasar desapercibidos pero puedes detectar algunas señales claras que son indicadores de que nuestro hijo o hija necesita ayuda.

  • Retrasos en el desarrollo del habla, del lenguaje o en el control de los esfínteres.
  • Problemas de conducta (ira excesiva, rabietas intensas o frecuentes, desobediencia sistemática, agresividad acompañada de mordiscos, patadas, …)
  • Timidez, retraimiento.
  • Desinterés por las actividades con las que antes se lo solía pasar bien.
  • Episodios de tristeza, llanto, depresión.
  • Cambios en el apetito y en el estado de ánimo.
  • Insomnio, pesadillas reiteradas, somnolencia excesiva.
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Inatención, hiperactividad, impulsividad.

Causas de los problemas en la infancia

Debido a que los problemas que detectamos a lo largo de la infancia son de distinta índole también lo son sus causas, ya que vemos desde trastornos del neurodesarrollo a problemas de conducta, baja autoestima o fracaso escolar, y últimamente ( y cada vez más) adicciones a las nuevas tecnologías.

Es decir, los problemas que pueden aparecer en hijos pueden ser debidos tanto a:

  1. Factores internos, en los que existe una clara base biológica o fisiológica que indice en la aparición de algún tipo de trastorno. En este grupo encontraríamos:
    •  Trastornos del espectro autista (TEA) son una discapacidad del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales.
    • Trastorno por Déficit de Atención con o Sin Hiperactividad (TDA-H).
    • Trastornos del aprendizaje: Dislexia, Disgrafía y Discalcúlia.
    • Psicosis infantiles
    • ..
  2. Factores externos o ambientales. En este caso tenemos en cuenta a la familia  y entorno social (amigos y escuela) como factores que indicen en la aparición y desarrollo de algunos problemas como podrían ser los que aparecen tras:
    • Muerte de un familiar,
    • Separación o divorcio de los progenitores,
    • Cambios de domicilio o centro escolar,
    • Estilos parentales inadecuados (sobreprotección, autoritarismo, negligencia, maltrato, …)
    • Acoso escolar

En resumen, las causas por las que pueden aparecen los diferentes tipos de problemáticas que tratamos los y las profesionales de la psicología infantil tienen causas diversas que trataremos de averiguar a lo largo del proceso de análisis y diagnóstico, realizando una buena entrevista con los padres antes de iniciar cualquier tratamiento o terapia infantil.

¿Qué es la terapia infantil?

La terapia o psicoterapia infantil es el proceso mediante el cual aplicamos un conjunto de técnicas específicas pensadas para abordar las dificultades que presenta el niño o niña con el objetivo de aumentar su bienestar social y emocional.

En función de la problemática que presente el niño la terapia tendrá un duración más o menos extensa y requerirá de más o menos sesiones. Las sesiones pueden ser tanto individuales, con los padres o grupales.  Será el psicólogo o la psicóloga infantil, con su experiencia y bagaje profesional, quien decidirá el tratamiento más adecuado en cada caso.

Los beneficios de la terapia infantil

Ponerse en manos de psicólogos infantiles, con formación y experiencia probada, tiene indiscutibles beneficios tanto para el pequeño que viven en primera persona el problema que le ha traído a consulta como para la familia y el entorno en el que se desenvuelve.

Las estrategias, métodos o técnicas que se trabajan tanto en la consulta junto con las pautas que se ofrecen a los padres, tienen como objetivo el desarrollo de nuevas habilidades para afrontar  las dificultades, gestionar mejor sus emociones, pensamientos y conductas.

En definitiva, y para concluir, tomar la decisión de llevar a nuestro hijo a terapia infantil si así lo necesita es ofrecerle la oportunidad de vivir con mayor nivel de bienestar, es decir, de sentirse bien con él mismo y con los demás.

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.