Cómo despertar a los niños de buen humor

Despertar a los niños de buen humor por la mañana puede ser una tarea sencilla o una misión imposible. Esto normalmente esto último suele ocurrir cuando vamos con el piloto automático del corre-corre matinal y descuidamos los modos de hacerlo con tranquilidad y amabilidad. Y es que muchas veces nos dejamos llevar por las prisas y las rutinas olvidando lo importante que es este momento del día. Despertarse de buen o mal humor es tan importante para los adultos como para los niños. De modo que ¿por qué no cuidamos el modo de hacerlo? ¿Qué debemos tener en cuenta?

Hoy reflexiono sobre esta cuestión y te propongo que lleves a cabo alguna de las ideas que te ofrezco a continuación.

Ideas para despertar a los niños de buen humor

  • Despertar a los niños suavemente, sin prisas ni agobios. Nada de levantar persianas bruscamente, gritos de «¡Es hora de levantarse dormilón!» o cosas parecidas que sé que hacemos habitualmente.
  • Acariciar, besar o cantar una canción de buenos días. Este es un recurso que yo he usado durante mucho tiempo, cuando mis hijos eran más pequeños, pero que aún empleo de vez en cuando porque sé que les gusta recordar esas sensaciones. Son recuerdos especiales que impregnan su ser y que refuerzan nuestro vínculo.
  • Usar frases motivadoras para niños cuando los niños ya son mayores para entenderlas. Inevitablemente los niños crecen y nosotros debemos ir adaptando nuestras estrategias, herramientas o formas de hacer a su edad y momento vital. Seguir empleando las de siempre puede acabar por ser más molesto que útil.
  • Destinar un tiempo para ser más creativos y pensar cómo ofrecerles unos buenos días graciosos. El humor siempre es una de las mejores técnicas a emplear con los niños y con las que es fácil acertar. Te invito a tomarte un tiempo para pensar e imaginar un modo divertido con el que despertar a tus hijos los próximos días. Recuerda que es divertido cuando todos lo pasáis bien, si solo tú te vas a reír no es diversión es otra cosa, que por cierto no es educativa.
  • Jugar a las adivinanzas para niños pueden marcar la diferencia ente un buen o un mal despertar. Puedes susurrarles al oido una pequeña adivinanza de tu propia creación o buscar algunas en la red siguiendo el enlace que te he dejado.
  • Crear y mantener una rutina a la hora de acostarse. Los hábitos y rutinas son especialmente importantes en la infancia puesto que ofrecen seguridad y tranquilidad a los más pequeños. Pero tanto en cuestiones de alimentación, higiene y sueño son imprescindibles para acostumbrar a nuestro cuerpo a sentir determinadas sensaciones. Por ejemplo a evacuar en un momento determinado del día o, en este caso, a sentir sueño a partir de una hora de la noche.

Yo no digo que debas usar todas estas ideas en tu día a día porque bastante tenemos todos con levantarnos descansados y ponernos en marcha para ir al cole y a nuestros trabajos. Pero puedes tenerlos en mente para los fines de semana, vacaciones o días especiales.

Sin embargo, no debes olvidar que existen muchas variables que influyen en que nos despertemos de un modo u otro. Variables que te comento muy por encima a continuación.

Variables que influyen en nuestra forma de despertar

Despertar de buen humor – y esto es válido tanto para niños como para adultos – depende de muchas variables, como por ejemplo:

  • La hora en la que nos hemos acostado.
  • El tiempo real de descanso.
  • Cuántos despertares nocturnos hemos tenido.
  • Fase del sueño en la que nos hemos o han despertado.
  • Temperamento.
  • Hábitos de higiene del sueño.
  • Salud física.

Recuerda compartir este post en tus redes sociales si crees que puede ser útil para otros papás y mamás que desean despertar de buen humor a sus niños.