Colores y elementos decorativos en la habitación infantil

Si hay algo que los padres y madres cuidamos con especial atención son los colores y elementos decorativos de la habitación infantil en la que va a dormir nuestro hijo o hija. Generalmente para los recién nacidos buscamos crear un espacio cálido, acogedor, tranquilo y seguro donde juegue durante el día y descanse por la noche. Y a medida que crecen quizás nos decantemos por otro tipo de decoración que estimule el estudio y la concentración. Y para conseguirlo no lo dudes, los colores que escojas para esta estancia tan especial tienen una enorme importancia.

Hoy te hablo sobre cómo escoger los colores y los elementos decorativos para la habitación infantil.

colores y elementos decorativos para la habitación infantil
Psd de Marco creado por vanitjan – www.freepik.es

Consideraciones previas: psicología de los colores y decoración infantil

La psicología del color, un campo de estudio enfocado a analizar el impacto que tienen los distintos colores en nuestro cerebro, se está empleando actualmente en muchos ámbitos. Uno de los más cotidianos, a demás del márqueting y la publicidad, es precisamente en el de la decoración de nuestros hogares y por supuesto en la decoración infantil.

Así, más allá de las preferencias personales, parece ser que los colores tienen una gran influencia en nuestro estado emocional y mental. Algunos tonos nos irritan y otros nos tranquilizan generando una sensación de calma.

En base a estos estudios vamos a ver qué colores y elementos decorativos podemos escoger para crear el ambiente que deseamos para nuestros hijos.

Qué colores y elementos escoger para decorar la habitación de mi hijo

Según los estudios proporcionados por la psicología del éstos tienen un impacto diferente en nuestro cerebro, de manera que los tonos y los elementos decorativos que escojamos tendrán un efecto u otro sobre las emociones de los niños y adultos que estén en la habitación.

Esto tiene que ver también no solo con el color de la pared sino también de los elementos decorativos tipo murales, papeles pintados o cenefas. Para saber a qué me refiero mira los distintos modelos infantiles que podemos encontrar en el mercado para dar un toque especial a la habitación de nuestros pequeños y aquí para los más mayores.

Pero veamos qué es lo que nos dice la psicología del color y qué debemos saber antes de lanzarnos a decorar un espacio tan importante como es el lugar de descanso de nuestros hijos.

Los colores y sus efectos sobre las emociones

Podemos hablar de los colores diferenciándolos en diferentes categorías, como por ejemplo primarios o secundarios, oscuros o claros, cálidos o fríos, acromáticos o neutrales, …

No voy a hablar de todos ellos, solo quiero fijarme en los cálidos, fríos, acromáticos y neutros para tratar este tema

Cálidos y fríos

Entre los colores cálidos encontramos los rojos, naranjas, amarillos, marrones y dorados. Aportan vitalidad y transmiten energía, pasión, entusiasmo, calidez pero si son muy potentes sugieren peligro y saturan nuestro cerebro. Por lo que se recomienda no pintar las paredes de una habitación de colores naranjas o rojos y usarlos mejor como colores para dar toques con diferentes elementos decorativos

En el otro polo encontramos los colores fríos y en este grupo entran los azules, verdes y violetas. Estos tonos transmiten profesionalidad, serenidad, calma, bienestar pero también pueden causarnos sentimientos de tristeza, lejanía o soledad. Por lo que deberemos combinar con algún elemento que esté dentro de los cálidos, como algún almohada, alfombra o cuadro.

Acromáticos y neutrales

Otras gamas de color tienen que ver con los acromáticos, es decir, los blancos, grises y negros.

El color blanco transmite paz, inocencia, pureza, bondad, humildad, amor … Uno de mis colores favoritos y con el que podemos jugar con otros colores y elementos decorativos.

El gris es un color es un color que transmite madurez, seriedad, inteligencia y en los últimos años se ha usado mucho en combinación con el blanco para habitaciones infantiles. Algo que confieso me encanta por la sensación de estabilidad que me causa.

Los marrones, tostados y pasteles son clasificados como colores neutrales.

Ya por último, dentro de esta gama de colores acromáticos encontramos el negro, la ausencia de luz, un color que tiene dos modos de entenderse. Por un lado están aquellos que le dan una connotación negativa asociada a la muerte y por otro, en el que confieso estar, es el de la elegancia y sobriedad. Aunque nunca pintaría una habitación de este color ni lo suelo usar para decorar. Pero ya lo dice el refrán «para gustos los colores», sin embargo para una habitación infantil no lo recomiendo en absoluto.

Resumiendo

Si estás pensando en decorar la habitación infantil debes tener presente que los colores y elementos decorativos que escojas van a tener una gran influencia sobre las emociones que tu hijo o hija va a sentir en ella.

Sea cuál sea el color por el que te decantes, lo mejor es que busques uno base sobre el que puedas empezar a trabajar y te permita combinar otros tonos o incluso de otras gamas. Tener en cuenta todo lo que la psicología del color nos ha aportado podemos buscar colores más vibrantes o menos en función de lo que deseemos que transmita esta estancia.