Para padres y madres que buscan respuestas.

15 características de un padre tóxico


Hoy quiero reflexionar sobre las características del padre tóxico, digo padre del mismo modo que podría decir madre, es más, cuando digo padre incluyo a ambos sexos porque ambos podemos convertirnos en padres tóxicos que arruinemos las vidas de nuestros hijos.

padre tóscico

Los que me seguís habitualmente sabéis que hace un tiempo escribí sobre los padres tóxicos en un artículo especialmente dedicado a ellos y al que puedes acceder clicando aqui . Hablamos de qué es un padre tóxico y de la definición que de ellos hizo la autora que popularizó el término, Susan Foward. Hablamos del daño que causan a sus hijos y de la necesidad de evitar convertirnos en uno de ellos, pero ¿sabemos qué puede volvernos tóxicos para nuestros hijos? ¿Qué características pueden hacernos volver un padre tóxico o una madre tóxica?  ¿Protegemos o intoxicamos? ¿Orientamos o manipulamos?  … Difícil tarea ésta de ser padre!!! 

¿Sabemos si en nuestro afán de proteger estamos intoxicando a nuestros hijos? ¿Dónde está el límite? Clic para tuitear

15 características de un padre tóxico (padre/madre)

Exponemos a continuación algunos de los rasgos más característicos que definen la conducta de un padre tóxico, no tiene por qué presentar todos los rasgos porque existen muchos tipos de padres tóxicos o de relacionarse de forma tóxica con los hijos, pero sobre todo encontramos que el padre tóxico es una persona:

  1.  manipuladora;
  2.  extremadamente exigente;
  3.  totalmente intransigente;
  4.  que maltrata física o verbalmente a sus hijos por cualquier motivo;
  5.  que critica todo cuanto hacen o dejan de hacer sus pequeños,
  6.  que expresa constantemente su disgusto con el tipo de familia que tiene porque piensa que se merece algo mucho mejor,
  7.  que antepone sus necesidades a las de los niños;
  8.  egocéntrica y egoísta;
  9.  culpabiliza y responsabiliza a sus hijos de su propios fracasos o frustraciones;
  10.  que proyecta en ellos sus sueños, sus anhelos, sus fantasías y pretende que ellos vivan la vida que él o ella no pudo tener, impidiendo que vivan la suya propia.
  11.  Es excesivamente protectora hasta el punto de impedir cualquier tipo de desarrollo de la autonomía o independencia de sus hijos;
  12.  muestra disgusto por los amigos de sus hijos porque encuentra que son menos de lo que se merecen,
  13.  planifica hasta el milímetro la carrera profesional y personal de sus hijos desde bien pequeños,
  14.  impide que sus hijos disfruten con otras personas ya que considera que sólo pueden hacerlo con ella, se siente celosa de cualquier persona que les haga felices;
  15.  se comporta de forma tirana, autoritaria y déspota. Cree que sus hijos le deben todo cuánto son y exige que estén a su servicio.

Éstas son algunas de las características que pueden definir cómo se comporta un padre tóxico, seguro que hay muchas más. Si crees que debo incluir alguna otra déjame un comentario para que pueda complementar la información.

 


(c) Can Stock Photo

 

 


Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).

He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.

Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantildesde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.
  • https://www.facebook.com/100010963543022 Eulalia Pancrasia

    Los padres tóxicos más peligrosos son los que hacen todo por el hijo, TODO. Pero el mensaje implícito es “deja que lo haga yo porque no confío en que lo hagas bien”. Los padres gritones, mandones, muchas veces pueden parecer más tóxicos, pero no siempre es tan simple. Los que dicen “todo lo que hago es por mis hijos” son mucho más peligrosos porque lo que están buscando es la aceptación total y el cariño que dudan merecer, porque en el fondo son ellos los que tienen una bajísima autoestima y no se sienten bien si no están atosigando con servilismo a los demás (incluídos los hijos). Entonces logran que el hijo se sienta: por un lado, agobiado por atenciones desmesuradas y, por el otro, incapaz de hacer las cosas por sí mismo y por lo tanto, inútil e incapaz. Y para peor, los hacen sentirse culpables si rechazan ese “cariño” asfixiante, y no hay sugerencia de terapia que estas personas acepten, porque de verdad se creen más buenos que el pan.
    Todo esto lo acabo de entender recién pasados los 50 años y todavía tengo que luchar para que esta mujer no haga lo mismo con mis hijos, que por suerte son más inteligentes y les cantan las cuarenta a la cara sin ningún miedo. Y encima todo el mundo te dice “ay, pero es que es mayor… los viejos son así”. Mentiras. Conozco gente tóxica de todas las edades y gente nutritiva también de todas las edades. Lo cierto es que, de las personas tóxicas, las más peligrosas son los padres, porque se aprovechan de lo más sagrado que hay: los niños, que no saben defenderse.
    Y es muy triste porque tienes a todo el mundo en contra y sabes que, o eres inteligente y aprendes a sobrevivir sin ayuda… o terminas envuelto para siempre en sus redes sin que a nadie le parezca tan terrible. Agradezco haber tenido la lucidez para entenderlo aunque sea a esta edad. Por lo menos ya no me daña psicológicamente. Pero es una relación imposible de cortar, nadie perdona a quien abandona a una madre. Sé que al final, si me libero, la mala de la película siempre voy a ser yo. Sólo los que lo hayan vivido lo entenderán. Los demás… bueno. Ya me ha pasado. Empezarán a llover las críticas. Por eso, hasta un facebook falso me he tenido que inventar para, al menos, desquitarme hablando. Gracias por el artículo.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel