4 claves para aumentar la confianza y autoestima de tu hijo.

3 243

Todos los padres anhelamos que nuestros hijos sean felices. Todos nosotros deseamos ser capaces de darles la mejor formación y educación, prepararles para que sean personas con las habilidades necesarias para enfrentarse a los retos del día a día con éxito, aceptando las frustraciones y aprendiendo de los errores. En este artículo destacamos 4 cleves para aumentar la confianza y la autoestima de nuestros hijos de forma sencilla y natural, simplemente practicando algunas actividades de lo más comunes.

 Autoestima, autoconcepto y confianza en sí mismo.


Todos deseamos que nuestros hijos desarrollen un buen autoconcepto y una autoestima adecuada para que crezcan emocionalmente sanos y seguros de sí mismos.

Ya hablamos en otros artículos sobre la autoestima y el autoconcepto, así como algunas propuestas para fomentar la autoestima en nuestros hijos. Hoy hablamos en profundidad sobre cuarto de ellas, cuatro que consideramos clave para que nuestros hijos desarrollen una buena confianza en sí mismos y se sientan competentes.

Practicar algún deporte.

Animemos desde bien pequeños que nuestros hijos practiquen algún tipo de deporte, alguno que les guste: natación, básquet, fútbol, ballet, patinaje, aerobic, tenis… . Dejemos que sea él o ella quien lo elija, así se sentirá más motivado para practicarlo y será menos probable que lo abandone. Recordemos que a menudo los niños tienden a dejar las cosas que emprenden a medio hacer.

Si nos es posible, intentemos acompañarle siempre que podamos cuando entrene o juegue alguna competición. Si practica el deporte que ha escogido en nuestro mismo gimnasio podemos ir juntos, o podemos practicar otro diferente toda la familia como por ejemplo hacer recorridos en bicicleta.

Tener una habilidad como jugar a un deporte en particular y ser bueno en él aumenta la confianza en sí mismo y por tanto el autoconcepto y la autoestima se ven afectadas de forma muy positiva.

Clases de teatro 

Otros artículos interesantes para ti
1 De 3

En muchos colegios tienen como extraescolar la «asignatura» de teatro y en todos hacen alguna función a lo largo del año escolar. Animemos a nuestros hijos a participar y apuntarse a estas clases ya que actuar frente al público aporta grandes dosis de confianza. 

Da igual que al principio solo actúe como árbol o nube, lo importante es el reto que supone subir a un escenario y hacer el papel que le ha tocado representar. Poco a poco, asistiendo a estas clases sus papeles irán aumentando de importancia y ellos irán tomando más confianza en sus capacidades. 

Un niño que participa activamente en las actividades que se organizan desde la escuela se convierte en un niño más popular y reconocido, con todas las ventajas que esto supone para el desarrollo de un buen autoconcepto y una adecuada autoestima.

Hablar en público

Hablar en público es algo que muchos adultos tememos y no sabemos como hacerlo por no haberlo practicado desde bien temprana edad. Animemos a nuestros hijos a que se expresen libremente, que hablen delante de personas que no conozcan. 

En las reuniones familiares dejemos que reciten alguna poesía o canten una canción. Animémosles a que participen en los debates que se propongan en la escuela y que adopten un papel activo y no pasivo. Si nuestro hijo es tímido, podemos hablar con su maestro y pedirle que lo llame con más frecuencia para que responda a las preguntas que formula en clase.

Involucrémosles en todas las actividades sociales que podamos y que creamos que pueden favorecer el desarrollo de su confianza en sí mismo: si estamos en un restaurante o bar que pida algo al camarero, en la tienda que pida lo que necesitemos,…

Prestarles toda nuestra atención.

Una de las cosas más importantes que como padres podemos hacer por nuestros hijos es escucharles cuando nos hablan, escucharles de forma activa y no solo hacer ver que les escuchamos.

Prestarles atención cuando nos hablen, escucharles atentamente y mostrar interés por sus actividades escolares, preguntarles sobre su día a día, sus amigos, sus intereses, los libros, las películas, los juegos… 

Debemos apoyarles y animarles en cada paso que den, y si estamos en desacuerdo con algo de lo que dicen o hacer decírselo abiertamente, no debemos tener miedo por ello. Recordemos que involucrarnos en su día a día y estar a su lado es más importante que estar de acuerdo en absolutamente todo.

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más