Síndrome Alcohólico Fetal, un síndrome detectado en muchos niños adoptados.

Escuchaba con atención un programa televisivo de TV3, la televisión autonómica Catalunya, donde abordaban el poco conocido Síndrome Alcohólico Fetal. Se trata de un síndrome  irreversible que sufren todos aquellos niños de madres alcohólicas o bebedoras habituales que han seguido ingiriendo alcohol durante el embarazo.


Por las consecuencias tan graves que puede tener en el  desarrollo de tu bebé, considero fundamental difundir esta información e insistir en la importancia de no beber durante el embarazo. 

Pese a toda la información existente todavía hoy muchas mujeres no se cuidan lo que deben y se permiten una o dos cervezas, cuando no deberían tomar ninguna ya que el alcohol afecta gravemente en el desarrollo cerebral de nuestros pequeños bebés.

¿Qué es el Síndrome Alcohólico Fetal?

El Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) es un trastorno del neurodesarrollo producido por la ingesta de alcohol durante el embarazo que afecta al desarrollo del feto produciendo graves alteraciones cognitivas y/o físicas de un modo permanente e irreversible.

Sus consecuencias son graves o muy graves según el grado de afectación. Incluye disminución psíquica (es una de las causas más comunes de retraso mental y la única 100% prevenible) y alteraciones físicas, causando un patrón fisiológico muy concreto como el que se describe en la foto.


¿Qué síntomas presenta un niño afectado del Síndrome Alcohólico Fetal?

Bajo peso y crecimiento en el útero y después de nacer.
Retraso en el desarrollo.
Dificultades cognitivas: en el pensamiento, en el lenguaje, en la psicomotridad y también sociales.
– Disminución psíquica, lo que entendemos por retraso mental o inteligencia límite.
Problemas en el habla y audición que enmascaran el problema.
Déficit de atención.
Impulsividad.
Hiperactividad.
Baja tolerancia a la frustración.
Conductas agresivas.
Las características físicas incluyen ojos pequeños, nariz corta y respingada y falta del plexo o surco nasolabial.

¿Existe tratamiento?

No existe ningún tratamiento frente a este trastorno en términos de cura.Pero la detección precoz y la estimulación precoz ayuda mucho a estos niños, muchos de ellos adoptados de países del este donde las mujeres no han cuidado nada sus embarazos y han seguido bebiendo en exceso.

El conocimiento de este trastorno por parte de la familias es fundamental para poder tratar cuanto antes a estos niños que presentan desde el primer momento un retraso en su desarrollo y que necesitan estimulación precoz. La detección precoz permitirá trabajar sobre estrategias educativas y conductuales precisas y ajustadas a las necesidades de cada niño.



La mejor herramienta: prevención.

Si crees que estás embarazada o tienes previsto estarlo aleja el alcohol de tu vida. No existe una dosis segura para el bebé. El alcohol pasa rápidamente a la placenta y tal y como hemos visto produce graves consecuencias en el desarrollo de tu bebé.



Foto cortesía www.freedigitalphotos.net

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más