Mamá Psicóloga Infantil

La Fábrica de historias de Stelii: el dispositivo perfecto para fomentar la imaginación en los más pequeños

Antes de su edad de escolarización, estimular la mente de un niño puede ayudar a que aprenda más rápido. En este sentido, los cuentos infantiles son las herramientas idóneas para educar a los más pequeños.

Tanto para los más pequeños como para los propios padres, generar un ambiente que estimule el desarrollo del cerebro de un niño es un proceso muy enriquecedor. Inculcar la lectura es un hábito poderoso, y con una buena estrategia se puede conseguir que el pequeño adopte el hábito de leer todos los días gracias a los audiocuentos.

Crear, grabar y escuchar audiocuentos de una forma divertida

Lo ideal para inculcar el hábito de la lectura es empezar antes de que el niño cumpla los cuatro años, cuando aún no está preparado para captar todos los detalles de la historia. Es en este momento cuando los padres pueden empezar a contarle cuentos a sus hijos.

En este sentido, las historias modernas continúan evolucionando a partir de leyendas antiguas recopiladas a través de Stelii y su dispositivo para crear, grabar y escuchar audiocuentos. Al escuchar y leer estos relatos, los niños aprenden los mitos más importantes en los que se basa su cultura sin darse cuenta.

El ‘cuenta cuentos’ llamado ‘la Fábrica de historias de Stelii’ es un dispositivo de narración interactiva en la que los pequeños eligen los elementos de su historia (un héroe, un lugar y un objeto) haciendo clic en los menús del equipo. Luego, pueden escuchar su historia de audio en voz alta en un dispositivo sin pantalla. Lo más interesante de este juguete es que no hay necesidad de utilizar pantallas para que funcione, por lo que ayuda al niño a utilizar su imaginación

Este dispositivo también admite el uso de complementos, como los cascos Octave, que permite a los más pequeños escuchar sus relatos favoritos en casa, en el parque o estando de viaje.

La aplicación Stelii permite que los niños graben sus propias historias a través de un proceso interactivo. Esto conduce a un desarrollo creativo en la narración del niño que luego puede escuchar solo, con su familia y/o amigos.

La marca implementa valores a través de historias llenas de muchas culturas, lugares y personajes. Fomenta la creación de nuevos valores a través de relatos que los dispositivos con pantalla no logran con cuentos como: “Cuentos de monstruos fabulosos”, “Mis supermamas”, “En el bosque” y “Las luminosas”. 

Beneficios de contar cuentos a los niños

Los cuentos permiten a los niños explorar el mundo, aprender nuevos conceptos y desarrollar su imaginación y curiosidad. También favorecen que aprendan valores específicos y conocer historias que provienen de su cultura. Crecer con estos valores y lecciones les ayuda a ser más independientes.

Los más pequeños imitan las historias que escuchan a través de la entonación, la música, las voces y la personalidad de los personajes. Gracias a estos elementos, los niños crean un sentido de apego a las palabras que escuchan. Esto les ayuda a comprender el mundo que les rodea e inspirar su propia creatividad.

En este sentido, Stelii, en sus 8 años de desarrollo, han ido reafirmándose bajo una visión clara de lo que querían hacer, centrándose por un modelo sostenible en la creación de sus productos. Además de educar a los niños, la marca asegura que es necesario comprometerse a mejorar el mundo para las próximas generaciones

No hay dudas de que contar historias a los más pequeños y dispositivos como el de Stelii, aportan muchos beneficios, pues los niños comienzan a aprender a través de relatos desde muy corta edad. 

Crea conexiones más sólidas

Al leer juntos antes de acostarse, padres e hijos pueden crear unos vínculos fuertes. Este hábito también hace que la lectura sea una rutina saludable que todos en la familia puedan disfrutar.

Ayuda a comprender la vida

Los cuentos infantiles utilizan un lenguaje sencillo que los niños pequeños pueden entender. Además, también tienen conexiones con el mundo real en sus tramas. Estas historias pueden ser ficticias, pero reflejan sucesos cotidianos en la vida de los niños.

Los niños deben expresar ideas claramente y de una manera que les resulte atractiva, por ejemplo, a través de un personaje de dibujos animados de televisión o un animal. Al hacer esto, pueden comprender mejor el significado de la vida.

Permite diferenciar conceptos

Las historias dirigidas a los niños suelen centrarte en la lucha entre el bien y el mal. La mayoría suelen terminar con la victoria del bien, aunque, al mismo tiempo, demuestran la capacidad que tiene el mal para persuadir. 

Los niños necesitan aprender que es beneficioso optar por hacer el bien, y esta idea se demuestra a través de las acciones que los héroes y villanos llevan a cabo en los cuentos infantiles.

Enseña valores importantes

En los cuentos, las acciones de los personajes demuestran los valores más importantes de la vida: cualidades morales como la compasión, el perdón, la solidaridad y la bondad. También es importante recordar que se pueden desincentivar los más negativos como la ira, la envidia, el resentimiento y la maldad. Para diferenciarlos, se puede influir en la historia a través de la forma en la que se interpretan los personajes y la modulación de la voz.  

Desarrolla la empatía

Al escuchar cuentos, los niños pueden imaginar cómo es ser otra persona. También pueden comenzar a reconocer que sus acciones tienen consecuencias mientras van siendo conscientes de lo que pueden hacer para cambiar los resultados de sus actos. Lo mejor, es que, gracias a las historias infantiles, pueden aprender esta lección poco a poco.

Fomenta la imaginación

Una de las características de los cuentos infantiles es que dan la posibilidad de intercambiar personajes y escenarios, por lo que pueden jugar a inventar qué sucedería si otros personajes hicieran cosas parecidas en lugares diferentes. Esta creatividad se fomenta al escuchar cuentos, lo que les ayudará a superar diferentes retos en el futuro.

Ayuda a centrar la atención

Al tener una sesión diaria, los niños adquieren una cierta disciplina y responsabilidad. También recuerdan dónde dejaron la historia el día anterior, qué cuentos son similares o diferentes y su continuidad. Estos son ejercicios de atención que mejoran la memoria y la capacidad de concentración.

En definitiva, los cuentos infantiles enseñan a los niños valores positivos esenciales para su desarrollo de forma divertida y amena.

Salir de la versión móvil