Mamá Psicóloga Infantil

Inteligencia emocional, competencias emocionales y educación emocional.

En los últimos tiempos, psicólogos infantiles, maestros, educadores, pedagogos, pero también padres y madres hablábamos y hablamos de inteligencia emocional y de educación emocional.  Y no lo hacemos únicamente porque se trate de un tema de moda sino porque desarrollar nuestra inteligencia emocional nos ayudará a mejorar nuestra forma de estar en el mundo y el modo de interactuar con los demás e incluso con nosotros mismos.

 
 ¿Qué es la Inteligencia Emocional?
Hay múltiples definiciones sobre este concepto que popularizó D. Goleman con su bestseller mundial en 1995. Siguiendo a Goleman, la inteligencia emocional consiste en :
  • Conocer y manejar nuestras propias emociones.
  • Automotivarse.
  • Reconocer las emociones de los demás.
  • Establecer relaciones positivas con otras personas.
Existen otros modelos explicativos de la inteligencia emocional anteriores a Goleman pero en esta ocasión he preferido escoger este por ser uno de los más conocidos y por la facilidad de entender los conceptos. Como digo, no pretendo abrir un debate  sobre modelos explicativos de la inteligencia emocional sino que tengamos en cuenta la importancia de adquirir y desarrollar nuestras competencias emocionales.

¿Qué son las competencias emocionales?

Las competencias emocionales son un conjunto de habilidades que nos permiten conocernos y regular nuestras emociones, como por ejemplo controlar nuestro enfado o tristeza pero también entender los estados de ánimo de otras personas, ponernos en su lugar, no dejarnos influir por el entorno o buscar nuestro bienestar emocional creando emociones positivas.
 
Algunas de estas competencias son:
  • Conciencia emocional: consiste en conocer nuestras propias emociones y las emociones de los demás. La adquirimos mediante la observación de nuestro propio comportamiento pero también el de los demás.
  • Regulación de las emociones: significa dar una respuesta apropiada a las emociones que sentimos. Se trata de encontrar el equilibrio entre la represión de nuestras emociones y el descontrol de las mismas. Son ejemplo de ella: la tolerancia a la frustración, el manejo de la ira, la capacidad para retrasar la gratificación o el desarrollo de la empatía.
  • Autonomía emocional: podemos definirla como la capacidad para no dejarse influir por los demás.
  • Habilidades socioemocionales: que nos ayudan a mantener relaciones interpersonales más fluidas. Como ejemplo nos sirve la empatía o la escucha activa.

¿Dónde se desarrollan nuestras competencias emocionales?

Cualquier contexto es bueno para desplegar nuestras competencias emocionales ya que son necesarias en todos los ámbitos donde nos desenvolvemos pero si hay un contexto donde se hace imprescindible educar y desarrollar nuestras competencias emocionales es en la familia. La familia es el primer lugar donde empezamos a interactuar con otras personas y por tanto el primer lugar donde aprendemos a manejar nuestras emociones y sentimientos positivos y negativos : frustraciones, miedos, alegrías o
 

«El contexto familiar nos brinda una oportunidad idónea para desarrollar nuestras competencias emocionales»

 
Padres y madres debemos ser referentes para ayudar a desarrollar las competencias emocionales de nuestros hijos. Y para ello:
  1.  lo primero es empezar con nosotros mismos, ya que somos modelo de comportamiento para nuestros hijos. Debemos empezar por saber identificar y reconocer las emociones que sentimos, por qué las sentimos y las consecuencias que tienen éstas sobre nuestro comportamiento y sobre el comportamiento de los demás (sobre todo sobre nuestros hijos)
  2. El siguiente paso es ayudar a nuestros hijos a identificar cómo se sienten, poner una el nombre a la emoción nos permite reconocerlas e identificarlas. Debemos ayudarles a identificar cualquier emoción, tanto si están contentos, tristes, enfadados, sorprendidos o asustados. Cualquier situación cotidiana es válida para ponerlo en práctica pero la mejor manera que tenemos para enseñarles es mediante nuestro propio ejemplo. Hablemos a nuestros hijo de cómo nos sentimos y qué es lo que ha provocado ese sentimiento. Por ejemplo «Me siento enfadada porque no me has obedecido, te he pedido que recogieras los juguetes y los has tirado todos por el suelo«. «Que contenta estoy, me ha alegrado mucho este dibujo que me has regalado«. Estas son algunas de las frases de reconocimiento de emociones y motivos que podemos trabajar con nuestros hijos.
 La estrategia para adquirir competencias emocionales se llama educación emocional.

Objetivos de la educación emocional

  • Conocer las propias emociones.
  • Identificar las emociones de los demás.
  • Denominar las emociones correctamente.
  • Adquirir la habilidad para regular nuestras emociones.
  • Aumentar el umbral de nuestra tolerancia a la frustración.
  • Prevenir los efectos nocivos de las emociones negativas.
  • Desarrollar la habilidad para generar emociones positivas.
  • Desarrollar la habilidad para automotivarse.
  • Adoptar una actitud positiva ante la vida.
  • Aprender a fluir.
Como vemos, la inteligencia emocional se hace imprescindible para desenvolvernos en cualquier contexto y por ello es tan importante  la educación emocional tanto en la familia como en la escuela. A nosotros, como padres, nos toca educar las emociones de nuestros pequeños desde que son muy pequeños ayudándoles a identificar las diferentes emociones que sentimos, poniendo etiquetas a cada uno de los sentimientos que nos embargan y tratando de que entiendan cómo se sienten los demás cuando ellos hacen alguna cosa que nos agrada mucho o por el contrario nos disgusta profundamente. 
 
Te recomiendo leer: «Mis emociones al descubierto. Guía y cuaderno emocional para trabajar en familia» Reseña sobre mi primer libro de educación emocional dirigido a niños y niñas a partir de 6 años y sus familias.
Fuente: ¿Cómo educar las emociones? La inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia. Cuadernos Faros. 
 

Trending Posts

sobre mi

Soy madre de dos adolescentes y psicóloga infantil colegiada (nº 15709), directora del blog Mamá Psicóloga Infantil desde 2012. En él, comparto consejos prácticos y científicos sobre crianza y desarrollo emocional. Autora de libros enfocados en la dinámica familiar y colaboradora regular en Ràdio Estel, dedico mi tiempo libre al senderismo y fitness, buscando equilibrio personal y bienestar emocional.

Sígueme

No te lo pierdas

Lo más leído

  • All Post
  • Desarrollo y Crecimiento
  • Educación emocional
  • Educación y Desarrollo Infantil
  • Miedos Infantiles
  • Psicología
  • Psicología Infantil
  • Recursos e ideas
  • Recursos Educativos
  • Sin categoría
    •   Back
    • Guía de regalos
    • Actividades para niños
    • Actividades Familiares
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres
    •   Back
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    •   Back
    • Etapas del Desarrollo Infantil
    • Desarrollo emocional y social
    • Desafíos comunes en la crianza y educación
    • Retos Escolares y académicos
    • Niñez temprana 3-6 años
    • Niñez 7-9 años
    • Infancia 0-2 años
    • Adolescencia 13-18 años
    • Pubertad 9-12 años
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Desarrollo emocional
    • Inteligencia Emocional
    •   Back
    • Habilidades Sociales
    • Miedos y temores infantiles
    • Dificultades de aprendizaje
    •   Back
    • Juegos y material educativo
    • Libros y manuales
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • libros para padres
    • Libros interactivos
    • Libros infantiles
    • Libros juveniles
    • Libros juveniles
    • Libros para profesionales
    •   Back
    • Psicología escolar
    •   Back
    • Regalos para bebés
    • Regalos para niños
    • Regalos para maestros
    • Regalos para madres

Newsletter

Subscribe For More!

You have been successfully Subscribed! Ops! Something went wrong, please try again.
Hot

Categorias

Instagram

Edit Template
@Instagram
Lorem Ipsum is simply dumy text of the printing typesetting industry lorem ipsum.

© 2023 Created with Royal Elementor Addons

Descubre cómo transformar tu relación con tu hijo.

Adquiere tu copia de 'Mi hijo me cae mal' y empieza el cambio hoy

mi hijo me cae mal

«Mi hijo me cae mal» nos ofrece respuestas y consuelo desde la psicología a todas esas conductas ante las que no sabemos reaccionar, o ante las que reaccionamos mal, y nos invita a explorarnos a nosotros mismos para evaluar la relación que mantenemos con nuestros hijos en las diferentes etapas de su desarrollo.

David
David
Leer más
Es un libro que todos los padres deberíamos de leer, muy buenas aportaciones sobre la adolescencia.
Maria
Maria
Leer más
Estoy feliz porque AL FIN encontré un libro que desmitifica el rol de mamá y de papá con la perfección que nos ha enseñado la sociedad. Te enseña, desde cuestionamientos diarios, que es lo que te frustra de ser madre y de tu hij@. Es un libro muy bueno para los que atravesamos crisis como padres, también necesitamos entender nuestras propias emociones y de donde sale toda la frustración que a veces no invade cuando somos padres. Lo que no se puede decir, porque somos padres, aquí se expone cañará mente! Yo digo q Eulalia hay que seguir hablando de este tema, porque la maternidad NO SE DEBE SEGUIR IDEALIZANDO! No es imposible, pero tampoco es un camino de rosas, a veces y muchas, te pinchas y sangra! Y eso hay que decirlo y expresarlo! Me gusta me gusta y me gusta este libro! Recomendado
Maybe PC
Maybe PC
Leer más
Llevaré tu libro siempre en mi bolso. He apuntado,señalado, subrayado muchas líneas, párrafos, páginas enteras. Tan siquiera tenerlo cerca de mi hará que no pierda el control en las riñas , comunicación, manejo con mi hija. 🫂 Gracias a ti y a mí hermana por regalarme lo y ver la alta que me hacía.
Anterior
Siguiente