Mamá Psicóloga Infantil

¿Es buena idea sugerir formación profesional a adolescentes?

Los ciclos formativos, lo que siempre hemos llamado formación profesional, son una de las opciones que están obteniendo una gran demanda entre los adolescentes de hoy en día. Los motivos parecen estar claros. Muchos de nuestros hijos e hijas buscan, tras la educación secundaria obligatoria, adquirir conocimientos y habilidades prácticas para incorporarse cuanto antes al mercado laboral.

(c) Can Stock Photo / photography33

A diferencia de lo que ocurría en años anteriores, en los que la apuesta mayoritaria era cursar una carrera universitaria para poder acceder con mejor preparación al mundo laboral, hoy los planes de los jóvenes son a más corto plazo. Desean aprender rápido, de forma más accesible y ágil. Buscan sobre todo una formación práctica que les acerque a un trabajo donde poder ganar un suelo e independizarse. Sin duda, estos estudios tienen sus muchas ventajas aunque, como todo en la vida, también algún que otro inconveniente.

Ventajas e inconvenientes de la formación profesional

Entre las muchas ventajas que la formación profesional ofrece, desde Mamá Psicóloga Infantil, quiero destacarte concretamente estas cinco que paso a listarte a continuación.

1.- Desarrolla habilidades prácticas.

Más allá de adquirir conocimientos teóricos, la formación profesional ofrece a los alumnos la posibilidad de desarrollar las habilidades prácticas necesarias para desempeñar el oficio para el que se están preparando.

2.- Orienta hacia una profesión

Estudiar un ciclo implica aprender de forma práctica orientando al alumno o alumna al ejercicio de la profesión por la que están apostando. Por ejemplo “Informática y comunicaciones” o “Servicios administrativos”. Dos de los ciclos que se pueden cursar en el centro de formación en Cantabria. En su web también encontrarás más información sobre la formación profesional básica, los grados medios y superiores.

3.- Se completa en menor tiempo

Los ciclos formativos tienen una duración de dos años, por lo que el alumno termina sus estudios en un menor lapso de tiempo.

4.- Facilita la incorporación profesional

Debido a la formación práctica y orientada a lo que las empresas están buscando los alumnos que realizan un ciclo formativo suelen incorporarse rápidamente a un puesto de trabajo.

5.- Da acceso a la formación universitaria

Una vez terminados los ciclos formativos el alumno, si así lo desea, puede seguir formándose y ampliar su formación accediendo a la universidad sin necesidad de realizar la selectividad.

Algunos inconvenientes

Entre los inconvenientes, que también hemos observado, queremos señalar sobre todo estos dos:

1.- España todavía no se le da el valor que suficiente a este tipo de estudios.

2.- Como consecuencia del punto anterior, los salarios suelen ser más bajos que los puede acabar teniendo una persona con título universitario.

En resumen

En resumen y respondiendo a la pregunta que da título al post, bajo nuestro criterio creemos y apostamos por la formación profesional como una buena opción para que nuestros adolescentes sigan estudiando.

Si tu hijo o hija está en su último año de la ESO y no sabe qué hacer o no tiene claro que quiera seguir estudiando proponle que, como mínimo, curse un grado. Motívale para que invierta dos años más de su vida para formarse de forma práctica en aquello que crea que puede ser su futuro profesional. Existe una gran variedad de oferta formativa, seguro que encontrará ese lugar donde desplegar sus fortalezas.

Salir de la versión móvil