Emociones negativas ¿cómo ayudo a mi hijo a manejarlas? (parte III)

0

Este artículo es el último de una serie de 3 en los que hemos abordado la importancia de ayudar a nuestros hijos a manejar sus emociones negativas, sobre todo su ira o enfado. A pesar de que existen otras emociones negativas, como los celos o la tristeza, el manejo de la ira nos preocupa especialmente a los padres de niños que suelen tener reacciones desmesuradas ante la frustración de sus deseos. Seguir algunas de las estrategias que hemos podido leer a lo largo de estos tres artículos nos puede ayudar a abordar y entender mejor la forma de reaccionar de nuestros hijos a la vez que reconducimos sus comportamientos.

rabia, niña enfadada rabiosa

Continuando con las estrategias que nos ayudarán a manejar la rabia de nuestro hijo cuando se sienta frustrado podemos poner en practica las siguientes:

  • Animar al niño a aceptar la responsabilidad de su ira. Ello le permitirá de ganar control sobre él  mismo. Podemos proponerle las siguiente cuestiones:
No te pierdas
1 De 11
  • ¿Lo que hago o digo pueden haber creado el problema?
  • Si es así, ¿cómo puedo hacer las cosas mejor?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto vuelva a suceder?
  • Facilitar la comunicación y la resolución de problemas con el niño o entre los niños haciendo preguntas tales como problema:
    • ¿Qué es lo que quieres / necesitas?
    • ¿Cómo puedo ayudar?
    • ¿Qué puedes hacer para ayudarte a ti mismo?
  • Ayudar a los niños a entender que pueden elegir cómo reaccionar cuando se sienten enojados. Enseñarles autocontrol y formas positivas de hacer frente a sus impulsos negativos. Las siguientes son opciones que podemos trabajar, muchas nos valen para nosotros mismos y para adolescentes.
    • Para y piensa.
    • Buscar la calma al respirar profundamente.
    • Contar lentamente.
    • Trabajar la relajación muscular mediante tensión-distensión.
    • Buscar un lugar tranquilo o sentarse solo. Hacer un auto time-out.
    • Escribir acerca de nuestros sentimientos.
    • Explicarle a alguien cómo nos sentimos.
    • Mirar libros o leer.
    • Dibujar o jugar con arcilla o plastilina.
    • Hacer ejercicio, caminar o correr.
    • Escuchar música o cantar.
    • Descansar o tomar una ducha.
    • Abrazar a alguien, una mascota o un animal de peluche.
  • Hacer hincapié en que los niños deben aceptar la responsabilidad de sus acciones. Reforzar las medidas constructivas.
  • Establecer una relación abierta, cariñosa con otros adultos que se preocupan por el niño, por lo que en conjunto puede ayudar al niño enojado conocer a su / sus necesidades psicológicas de ser aceptado, seguro y reconocido como un ser humano valioso.
  • .

    Para ayudarnos a trabajar estas emociones voy a ir elaborando diferentes fichas descargables a las que puedes acceder desde aquí:

    Trabajar las emociones: Ficha 1
    Trabajando las emociones: Ficha 2, trabajamos el enfado.

     photo credit: RichardAlan via photopin cc

    Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más