Cómo utilizar las tablas de incentivos

2

 

En muchas ocasiones debemos motivar a nuestros hijos para que aprendan a realizar una conducta determinada, como lavarse las manos, lavarse los dientes, recoger sus juguetes o ¡r al baño solos. Estas son solo algunas de las conductas que podemos enseñar utilizando correctamente las tablas de incentivos que iré subiendo al blog.

 

Para utilizarlas debemos conocer que este tipo de tablas se basan en el refuerzo positivo, es decir, recompensamos siempre la conducta escogida tras la realización de ésta. La conducta puede ser cualquiera que queramos enseñarle y que se encuentre dentro de sus posibilidades.

 

El principio de refuerzo positivo implica que cuánto más se refuerce una conducta o una respuesta, más probable será que dicha conducta se repita en el futuro. El procedimiento del refuerzo positivo sirve siempre, tanto para conductas simple como complejas, y tanto para crear conductas no existentes como para incrementar la frecuencia de conductas deseadas que se realizan en pocas ocasiones.

 

Las tablas que he diseñado y que encontraréis en el blog están pensadas para niños pequeños, dónde el refuerzo o premio será sencillamente pegar la pegatina o gomet, acompañando siempre con elogios verbales (muy bien, bravo,…) o físicos (besos y/o abrazos).

 

Estas tablas nos sirven a nosotros los padres como registro de conducta, así podemos ver cómo va mejorando día o si por el contrario se estanca o no progresa.

 

Para que el niño colabore y tenga interés en realizar la conducta seguiremos estos pasos:

  1. le explicaremos que se trata de un nuevo juego.
  2. El juego consiste en pegar una pegatina en la casilla correspondiente tras la realización de la conducta objetivo.
  3. Para que sea más motivador todavía, será él o ella el encargado de pegar el gomet o pegatina.
  4. Y para que se sienta orgulloso de sus progreso colocaremos la tabla en un lugar bien visible para todos los miembros de la fam¡lia, normalmente recomendamos colocarla en la puerta del frigorífico.
  5. Lo mejor es empezar por una conducta fácil, que ya haya empezado a demostrar interés por realizarla, así será más sencillo que colabore y no se frustre.
  6. Normalmente utilizamos la misma tabla con una única conducta durante un mes, luego podemos empezar con otra o combinar la que ya tiene aprendida con otra que queremos enseñar.

Tablas que podéis encontrar hasta el día de hoy:

 
 

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación.Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más