Mamá Psicóloga Infantil – Sara Tarrés –

Cómo gestionar una mudanza con niños

Cómo gestionar una mudanza con niños

Mudarse puede ser un proyecto muy ilusionante pero también un gran desafío, sobre todo si tenemos hijos pequeños o no tan pequeños, porque sea como sea mudarse implica tener muchas cosas en cuentas y, obviamente, a todos los miembros de la familia. Es por este motivo que hoy desde Mamá Psicóloga Infantil plantee esta cuestión: cómo gestionar una mudanza con niños y qué hacer para que nos resulte más cómodo y menos doloroso enfrentar este cambio de casa. 

Los niños se encuentran mejor en entornos que conocen, en la estabilidad de sus rutinas. Los cambios les desestabilizan porque todavía no han adquirido los recursos emocionales para hacer frente a las emociones intensas que conlleva la pérdida de sus lugares conocidos. De ahí que cuando les planteemos tales cambios puedan reaccionar de forma negativa y mucho más si ello implica cambiar de barrio o de ciudad, y el consiguiente cambio de escuela y amigos. Para reducir el impacto podemos tener en cuenta las siguientes pautas o consejos.

gestionar una mudanza con niños

Consejos para facilitar una mudanza con niños

1.- Conversa y expón la situación a tus hijos

Cuando estés planeando cambiarte de domicilio ten en cuenta siempre a los niños. Habla sobre los planes que tenéis y por qué.

Muchas veces los adultos creemos que nuestros hijos son demasiado pequeños para comprender las “cosas de los mayores” pero la mejor forma de preparar a nuestros peques para afrontar una mudanza es hablarles sobre ello pronto y de forma frecuente. Hazlo de un modo comprensible para su nivel de edad y madurez, con los niños pequeños funciona muy bien apoyarnos en los cuentos y/o películas infantiles que traten este tema.

2.- Escúchales para entenderles 

Escucha para entenderles y no tanto para responder. Escúchales para saber cómo se sienten, qué piensan sobre ese cambio de domicilio y cómo creen ellos que les va a afectar. Escúchales para saber qué les preocupa, inquieta, enfada o temen.

Valida sus emociones sin restar importancia porque todo lo que sienten es válido y totalmente normal. Lo desconocido puede generar sensaciones de gran la inseguridad o miedo. Y perder la estabilidad de lugar en el que han crecido no es fácil, todo lo contrario, por lo que puede que también es totalmente lícito que se enfaden o se entristezcan. 

Ofréceles toda la comprensión que puedas darles, empatizando con sus sentimientos, respetando sus emociones y dejando que se expresen con libertad.

3.- Organiza la mudanza con ellos

Implícales en el traslado, pídeles que te ayuden a organizar sus cosas. Preparar juntos las cajas de ropa, juguetes y demás útiles. Aprovechad para decidir qué donar, tirar o regalar.

4.- Contrata un servicio de mudanzas 

Si tus hijos son todavía muy pequeños y no puedes realizar todas estas acciones con ellos una de las mejores opciones para gestionar el cambio de domicilio es contratando un servicio de mudanzas como el que te ofrece mudanzas Barcelona. De este modo tú podrás dedicarte a tus pequeños mientras ellos hacen por ti todas las tareas de trasporte y desembalaje de objetos, montaje y desmontaje de muebles. 

Recuerda

Una mudanza puede ser muy estresante también para los niños. A veces esos cambios pueden provocar emociones intensas de tristeza y soledad, de rabia o impotencia. Todo ello es normal pero si observas que estas emociones persisten n el tiempo y que tu hijo está teniendo dificultades con la adaptación al cambio el asesoramiento de un psicólogo infantil podría ser de gran ayuda. 

 

Salir de la versión móvil