Mamá Psicóloga Infantil – Sara Tarrés –

Cómo desenganchar a los niños de las pantallas

Los niños son muy influenciables y su atención puede fijarse muy rápidamente, las pantallas, por ejemplo, son la trampa perfecta para captar toda su atención. Y aquí viene lo peor, lo difícil que puede ser desenganchar a los niños de las pantallas.

Es muy común que los niños encuentren actividades que les parezcan interesantes y rápidamente se vean asiduos a ellas. Nuestro deber como padres es ponerles límites sanos, para asegurar su buen vivir. 

Solo que puede resultar realmente complicado encontrar el punto en el que estos disfruten sanamente su actividad, especialmente si hablamos de pantallas. Pero, por ejemplo, si tenemos niños pequeños, una casita de la web de las casitas infantiles, será genial para que se diviertan y aumenten la creatividad.

Ahora bien, si ya tienes un hijo enganchado a las pantallas, sigue leyendo para saber cómo desengancharle de forma sana y eficiente. 

Cómo desenganchar a los niños de las pantallas
(c) Can Stock Photo / Bialasiewicz

¿Cuáles son las razones para desenganchar a los niños de las pantallas?

No es que sea malo que utilicen pantallas, de hecho, en la actualidad es muy normal y se volverá parte importante de su vida cotidiana. El problema viene cuando estos se enganchan, es decir, no se quieren separar de ellas.

Un dicho muy conocido relacionado con esto es el siguiente: “todo en exceso es malo”. Y es que sí, todas las cosas tienen un límite sano, un punto en el que abusar de ellas nos perjudica. Es fácil que los niños abusen de algunas cosas, y en tales casos, hay que actuar.

El no desenganchar a los niños de las pantallas a tiempo puede llegar a generar varios problemas. De la misma forma en la que les viene mal comer demasiados caramelos, demasiado tiempo frente a una pantalla es perjudicial para ellos.

Posibles daños que causan las pantallas a los niños

Aunque las pantallas tienen sus utilidades y sus ventajas, no es para abusar de ellas. Por ejemplo, ciertos videojuegos pueden aumentar la atención de los niños, y en la TV se pueden encontrar ciertos programas educativos.

El exceso de tiempo viendo pantallas puede dañar su visión, debido a la luz azul. El sonido muy alto durante mucho tiempo puede dañar su audición, especialmente si lo tienen en sus oídos como en el caso de los auriculares.

De la misma forma en la que los videojuegos pueden mejorar su concentración, otros medios pueden dañarla. También se ha visto que pueden llegar a desarrollar vicios menores por ciertos videojuegos o actividades específicas.

Para ello están los límites, que deberán ser principalmente de tiempo, ya que la causa principal de los daños es el tiempo en exceso. Para ello hay recomendaciones profesionales que deberías seguir.

Cantidad de tiempo recomendada según la edad

Dependiendo de la edad del niño, se deberán poner ciertos límites, recomiendan los expertos. Al ir aumentando la edad, se podrán agregar las horas que pasan frente a las pantallas.

De los 3 a 5 años, se recomienda un uso máximo de 30 minutos diariamente. Niños de 6 a 12 lo recomendable es una hora diaria. Finalmente, de 13 a 16 años la recomendación es de 2 horas diarias.

Aquellos niños menores de 3 años no deberían tener rutina diaria alguna. Cabe aclarar que estas son recomendaciones, lo ideal es preguntar al pediatra según el caso, pero en general seguirá una línea similar.

Consideraciones sobre las pantallas y los infantes

Tener en cuenta cada caso es importante para desarrollar un plan de acción adecuado. Por ejemplo, no se puede hacer lo mismo con un niño que ya tiene una rutina abusiva, que con uno que apenas se acostumbra a las pantallas.

Desenganchar a los niños de las pantallas es en gran parte algo que se trabaja en el hogar. Cada niño es distinto y nadie mejor que los propios padres o cuidadores para saber qué necesitan y cómo.

Así que antes de tomar cualquier acción, lo ideal es considerar el contexto, al niño y las recomendaciones profesionales. Armar un plan de acción, control y entendimiento mejorará la relación de los niños y las pantallas que utilicen.

¿Por qué pasan tanto tiempo ahí?

Esto en caso de que los niños ya pasen mucho tiempo frente a pantallas, es válido preguntarse: ¿por qué lo hacen? ¿Qué los motiva a pasar una cantidad de tiempo poco razonable frente a una pantalla? Y empezar desde ahí.

Sea cual sea la razón, esto debe ser considerado y resuelto de alguna forma. Es atacar el problema de raíz, en lugar de obligar a actuar a un niño frente a situaciones que tal vez este no pueda manejar.

¿Qué otras actividades pueden realizar?

Después de ello toca preguntarse: ¿de qué otras formas pueden los niños distraerse o perder el tiempo? Esta es una de las preguntas más simples, ya que hay mil maneras de que gasten su tiempo libre en otras actividades.

Por ejemplo, se le pueden enseñar hobbies, o se puede incentivar al niño a otras actividades en las cuales pueda interesarse. Otro ejemplo puede ser tener el hobby de cuidar alguna mascota, o aprender a dibujar, e incluso tomar clases.

Particularmente los hobbies y otras actividades pueden serles útiles en el futuro. Puede que desarrolle pasión o amor por lo que hace, y esto le ayude a crecer. En general, es buena idea incentivar a los infantes a hacer varias cosas.

¿Qué lo incentiva a usar pantallas?

Podrá sonar similar a la pregunta anterior, pero no es exactamente lo mismo. Puede ser que los niños estén utilizando las pantallas como un escape ante sus propios problemas.

Violencia, bullying, estrés, demasiada tarea, presión familiar, hay muchas razones por las que un niño querría escapar de la realidad. Tratar estos problemas, además, le ayudará a relacionarse de una forma más sana consigo mismo.

¿Qué le disgusta de las otras actividades?

También existe la posibilidad de que los niños se sientan incómodos haciendo cualquier otra actividad, por ejemplo, puede que les disguste la escuela. Puede ser que tenga ciertos hobbies y les resulten molestos o sientan presión para realizarlos.

Las pantallas son un antiestrés rápido, fácil y seguro, por lo que es fácil que un niño se enganche a estas. Pero por supuesto, lo ideal es ayudarles a sentirse mejor al realizar cualquier otra actividad.

5 claves según la UOC

Según expertos de la Universidad Abierta de Cataluña o UOC hay 5 claves principales para desenganchar a los niños de las pantallas. Estas con el fin no solo de desengancharse, sino también de ayudarlos a relacionarse sanamente.

Como podrás ver, separar a los niños de las pantallas no es algo fácil o simple. Para lograrlo sanamente hay que seguir muchos pasos, pautas y condiciones que son necesarias. A continuación, te las mencionaremos:

1.- Discutir y aclarar reglas

Hablar y tener conversaciones posiblemente incómodas es la clave para arreglar casi cualquier problema. El raciocinio y el habla son la mejor manera de acceder a las problemáticas y resolverlas.

Después de hablarlo claramente, es importante discutir las reglas y dejarlas claras. Reglas ambiguas o difíciles de comprender no harán más que confundir a los niños y generar más problemas.

2.- Negociar y entender

Negociar, comprender y actuar. Los niños también tienen necesidades, gustos y maneras de relacionarse con su entorno de manera independiente. No puedes volver irrelevante sus voces.

3.- No prohíbas, resuelve

Para desenganchar a los niños de las pantallas, las prohibiciones a rajatabla no funcionarán de nada. Antes que prohibir, es mejor resolver el problema de manera sana e ingeniosa.

4.- Sé el ejemplo

Las pantallas en exceso no solo son capaces de dañar a los niños. Las personas adultas también pueden presentar problemas por el uso excesivo de pantallas. Ser un ejemplo para los niños los ayudará a cumplir mejor su parte.

5.- Nada de contraseñas

La seguridad de los niños es más importante que su privacidad, aunque ser invasivo no es bueno, deben evitarse las contraseñas. Los niños no pueden cuidarse completamente solos y hay momentos en los que tienes que actuar.

Desenganchar a los niños de las pantallas no es un trabajo fácil, pero tampoco imposible. Si tienes en cuenta todo lo que se ha mencionado en el artículo, es más que posible lograrlo de manera sana, no invasiva y perfectamente racional.

Salir de la versión móvil