Mamá Psicóloga Infantil – Sara Tarrés –

Autoestima. Sugerencias para fomentar una buena autoestima en nuestros hijos.

Una buena autoestima es fundamental para poder desenvolvernos de forma adecuada en la vida, tanto a nivel personal como social. 
Entre otros factores, padres y maestros influimos poderosamente en la formación del concepto que nuestros hijos tienen de sí mismos, y del que pedenderá su sentido de seguridad personal.

Siguiendo estas pequeñas recomendaciones, podemos fomentar que nuestro hijo crezca emocionalmente sano, seguro de sí mismo y con una autoestima alta. 

20 sugerencias para fomentar una autoestima alta en nuestros hijos:

  1. Hablar y jugar con nuestro hijo, no sólo permanezcamos a su lado.
  2. Prestar atención a sus intereses, miremos de compartirlos.
  3. Estar atento a sus problemas y necesidades. Hemos de ser su apoyo y su guía.
  4. Enseñar valores claros, congruentes, prácticos y realistas.
  5. Ayudar a que se conozca a sí mismo de manera realista, sin sobrevalorarse ni criticarse más de lo conveniente.
  6. Ser consistente en los premios, reconocimientos y castigos. Así evitamos confundir al niño.
  7. Corregir verbalmente. Debemos respetar a nuestros hijos y evitar pegarles.
  8. Criticar el hacer y no el ser.
  9. Permitir su libertad dentro de unos límites claros y flexibles.
  10. Permitir que exprese libremente sus ideas, deseos, sentimientos y emociones.
  11. Ayudar a que sea un buen alumno.
  12. Ayudar a que sea bastante bueno en algún deporte.
  13. Ayudar a que desarrolle alguna habilidad especial en algún área (intelectual, cultural, artística, …)
  14. Ayudar a que desarrolle unas adecuadas habilidades sociales que le permitan tener y ser un buen amigo.
  15. Ayudar a que esté al día en sus áreas de interés.
  16. Ser cariñoso con él y permitir que lo sea con nosotros.
  17. Estar pendiente de sus éxitos y fracasos. Reconocer los éxitos y ayudar a superar los fracasos.
  18. Permitir que sea un niño libre que pueda explorar y conocer su mundo dentro de sus limitaciones, no pretendamos que se comporte como un pequeño adulto.
  19. Evitar utilizar los absolutos cuando nos referimos a él. (“Tu siempre ….”, “Nunca …”, “Jamás …”, …)
  20. No sobreprotegerlo, dejad que realice las cosas por sí mismo.
 
Salir de la versión móvil