Muchas veces me he preguntado qué podría hacer yo para ayudar a los miles de refugiados que se amontonan en las fronteras de Grecia, Italia, Serbia, Croacia o Hungría. Cuántas veces me he sentido indignada e impotente viendo esas imágenes tan terribles de personas huyendo de la guerra y muriendo ahogadas en aguas del Mediterráneo. […]