Desarrollar nuestra inteligencia emocional nos ayudará a mejorar nuestra forma de estar en el mundo y el modo de interactuar con los demás e incluso con nosotros mismos.