Si hay algo que a los niños les encanta es, sin duda alguna, conseguir nuestra aprobación. Les encanta que les digamos lo bien que han hecho tal cosa o tal otra, que les felicitemos por el dibujo tan bonito que han pintado o por ponerse la ropa solos, cualquier cosa puede ser motivo de elogio, eso sí sin pasarnos, sin que este motivador de conductas pierda su sentido, el elogio debe ser espontáneo y sincero para ser realmente efectivo.

Una sonrisa, unos aplausos, un abrazo o un adjetivo entusiasta son mucho más eficaces que una sonada reprimenda. Si lo que queremos es que nuestros hijos estén motivados para aprender a hacer cosas como recoger sus juguetes, aprender a ir al baño, ponerse los zapatos, vestirse solos o lavarse los dientes no hay nada más efectivo que hacerles saber lo bien que lo están haciendo y lo contentos que estamos de sus progresos. Pero no nos contentemos solo con decirles  un «muy bien» porque al final, de tanto oirlo, los niños dejan de escucharlo y por tanto pierde su sentido. Hay mil formas distintas para decir lo mismo, yo te propongo 10 para que te inspires.
  1. ¡Genial cariño! 
  2. ¡Buen trabajo!
  3. Debo felicitarte por lo bien que te ha salido hoy ….
  4. ¡Ostras! No sabía yo que ya sabías hacer tan bien ….
  5. ¡Pero qué buena idea has tenido!
  6. ¡Qué contenta estoy de ver ….!
  7. Lo estás haciendo muy bien, sigue asi.
  8. No me puedo creer que lo hayas hecho tú solo. Estoy maravillada.
  9. ¡Olé! Pero has visto que trabajo más bonito.
  10. Pero si eres todo un artista.
Seguro que ya lo estáis poniendo en practica, yo solo os animo a seguir así, viendo las muchas cosas positivas que tienen nuestros hijos. No hay nada de malo en elogiarles, en decirles que estamos orgullosos de sus comportamientos por mucho que algunos se empeñen en decirnos que los convertimos en adictos al elogio. Con sentido común, algo que aún tenemos muchos padres y madres, no hacemos ningún daño. Yo huyo de esa teorías aunque cada cual es libre de educar como pueda, sepa o quiera, faltaría más.

Foto cortesía www.photl.com

Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.