Para padres y madres que buscan respuestas.

Testarudo e intolerante a la frustración, el niño de 3 a 6 años.


Testarudo e intolerante a la frustración, un niño que no soporta que le digan que no y que se aferra a lo que tiene en mente sin querer entrar en razón.  ¿Que podemos hacer si tenemos un hijo con estas características? ¿Tirar la toalla y dejar que se salga siempre con la suya evitando el conflicto o intentar enseñar que no siempre se puede hacer todo lo que uno desea y quiere hacer?


niño testarudo

Parecía que este modo de ser y actuar formaba parte  solo de una etapa que pronto pasaría, la típica etapa de los 2 terribles años, pero resulta que nuestro pequeño crece y sigue mostrándose igual de terco, testarudo e incapaz de aceptar un no por respuesta.

Los niños de entre 3 y 6 años siguen siendo testarudos e intolerantes a la frustración de sus deseos. Y claro, no es fácil ser padre o madre de un niño intolerante a la frustración, que se enfada cada vez que oye un no por respuesta o que se empecina en llevar a cabo todo aquello que piensa sin aceptar sugerencia.

Es más que evidente que enfrentarse diariamente con este reto educativo acaba siendo un trabajo extenuante que desgasta emocionalmente incluso a la más paciente y tierna de las madres.

También es cierto que estas son características muy frecuentes en los niños pequeños que todavía están aprendiendo. Recordemos que para ellos tampoco es fácil, lo pasan mal porque no entienden por qué no pueden hacer todo quieren y desean ni pueden ponerse aún en el lugar del otro. La empatía está aún desarrollándose y el pensamiento egocéntrico domina esta etapa. Estas características cognitivas, propias de los niños entre los 3 y 6 años, hacen que los niños acepten tan mal la frustración cuando pierden o cuando les marcamos límites claros.

El egocentrismo es esa dificultad que tienen los niños para situarse en una perspectiva distinta a la suya, y precisamente es esta dificultad lo que nosotros percibimos y vivimos como testarudez, como un pulso que nos toman cada vez que les decimos que no a algo o ponemos limites  a sus ganas de seguir sus impulsos. Pero aunque eso forme parte de la naturaleza del niño y sea algo normal del desarrollo cognitivo infantil, también es cierto que es necesario que tanto padres como educadores limitemos los caprichos de los niños y les ayudemos a superar esta etapa inicial de la infancia.

Quien educa a un niño tiene el deber de ponerle límites, conteniendo de este modo su índole egocéntrica.

A pesar que esta necesidad de reafirmar su ego mediante  la oposición sistemática a las normas es inherente a la infancia, los padres y educadores debemos evitar que el niño lo viva con desmesura. Es decir, claro que es normal que un niño de esta edad necesite ser mimado y así lo exija, claro que es normal que quiera ser el centro de atención y así lo reclame, claro que es normal que prueben hasta dónde pueden llegar, pero  como padres debemos fijar un límite ya que de lo contrario corremos el riesgo de convertir a nuestros hijos en unos tiranos caprichosos con la escusa de que todavía son pequeños.

 

 

photo credit: Lars Plougmann via photopin cc


Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).

He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.

Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantildesde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel