Para padres y madres que buscan respuestas.

Mi hijo miente: las primeras mentiras.

3 137

Un buen día, sin saber cómo nuestro hijo nos salta con una “mentirijilla”. Nada importante ni nada grave. Algo intrascendente y totalmente inocente. Porque las primeras mentiras juegan un importante papel experimental y exploratorio que nada tiene que ver con un supuesto signo de maldad.

“No era verdad, era broma. Te he engañado, jaja!”
“Yo no he sido, ha sido él!!!”

¿Por qué aparecen las primeras mentiras?

Cuando nos intentan engañar o juegan a mantener un secreto, nuestros niños están comprobando que su mundo interno y el nuestro son diferentes.

Están constatando que sus pensamientos son suyos y que si quieren los comparten o no. Es aquí cuando descubren que el engaño es posible, que cuando se habla hay que tener en cuenta lo que el otro sabe y lo que no.

Esto supone un hito muy importante en el desarrollo cognitivo, ya que constituye un primer paso hacia la superación del egocentrismo infantil y la comprensión del mundo interpersonal.

¿Qué debemos hacer los padres?

De los 3 a los 5 años deberíamos evitar llamarles mentirosos o ponerlos en ridículo. A esta edad debemos tener cierta tolerancia y algo de complicidad con algunas “mentirijillas” como cuando nos dicen que su peluche preferido les ha dicho que hoy cenaríamos “chuches” y que luego dormiría con mamá. Este tipo de mentiras son parte de la fantasía del niño de esta edad.

En cambio, las mentiras que tienen por objetivo evitar ser regañado, el típico “yo no he sido, ha sido él” han de ser tratadas también sin ponernos nerviosos y llamarle mentiroso. No obstante,  hemos de hacerle saber claramente que no aprobamos las mentiras, que hay que ser sincero y que es importante explicar siempre la verdad. Si nosotros no utilizamos nunca la mentira con nuestros hijos ellos aprenderán más rápido la importancia de este concepto.

Los padres, abuelos también, debemos evitar mentir o engañar a nuestros hijos ya que generan desconfianza e imitación, a parte de proporcionar una visión deformada de la realidad y del mundo en el que viven. Esto no significa que algunas informaciones no puedan darse de un modo diferente en función de la edad y que obviamente no siempre será posible explicarles todo, en algunas ocasiones tendremos que callar o ocultarles algunas informaciones.


Cuando el niño nos miente ocasionalmente no tiene excesiva importancia, es cuando estas mentiras se repiten una y otra vez. En estos casos los padres debemos preguntarnos el motivo, la causa, el porqué. ¿Utilizamos las mentiras o somos poco sinceros con nuestros hijos dándoles mal ejemplo? ¿Basamos su educación en el castigo, las reprimendas y la culpa? Ante estas preguntas debemos tener en cuenta que es muy difícil exigirle a un niño sinceridad si está creciendo en un ambiente que le genera temor o culpa, y le engañan frecuentemente.

Libro para padres recomendado

Foto cortesía Diseñado por Freepik

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

3 Comments
  1. […] en un artículo anterior, Mi hijo miente: las primeras mentiras, el sentido meramente exploratorio de las primeras mentiras en los niños. Éstas son más un juego […]

  2. mama de Teresita del Niño Jesus says

    Tere tiene 2 años y 7 meses… ayer dijo su primer mentira: utilizando incluso una imitación de mi voz, dijo que ya había terminado de comer y que podía jugar… lo cual no era cierto. Fui informada por unos testigos presenciales y de inmediato fui a buscarla, para aclararle la “realidad” y Tere preguntó “Entonces, no he terminado de comer”, le aclare que debemos decir la verdad y que ella no había terminado de comer… sin embargo me quede en el impacto… mi hija minitó por primer vez…

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel