La mentira, tipos y formas de mentir.

La mentira forma parte del desarrollo normal de cualquier niñ@ . Y aunque los padres nos empeñemos en inculcar a nuestros hijos el valor de la honestidad, la verdad es que la capacidad de mentir es una habilidad que surge de forma espontánea, sin que podamos hacer nada por evitar su aparición. Así que si estás preocupad@ porque tu hijo ha empezado a experimentar con las mentiras debes saber que existen diferentes tipos de mentira. De este modo sabrás cuándo poder restarle importancia y cuándo preocuparte realmente. Sin embargo, y bajo mi humilde opinión, siempre debemos tratar de entender porqué está mintiendo nuestro hijo en ese momento.

La capacidad de mentir es una capacidad que se desarrolla muy pronto. Hacia los dos años y medio aproximadamente. Sí, tan pronto como nuestros peques aprenden a hablar ya son capaces de decirnos alguna mentirijilla del tipo “yo no he sido”. Éstas son las típicas mentiras de ocultación y autoprotección que intentan evitar una regañina o castigo. Son las menos preocupantes y las que aparecen primero. A medida que nuestros hijos crecen y sus habilidades lingüísticas y cognitivas se desarrollan su capacidad para mentir también va mejorando.

Veamos los tipos de mentira y cómo evolucionan con la edad.

Tipos de mentira

Mentiras de ocultación.

Es la más frecuente, la que evolutivamente aparece más pronto, la más fácil y la menos preocupante.

Consiste en ocultar una información, en no transmitir algo importante o negar un suceso.

Las frases típicas son del tipo  “Yo no he sido”, “No lo se”, “No me acuerdo”

Sirven para protegerse y escapar de algún castigo. El niño buscar esconder algo malo que ha hecho como por ejemplo cuando ha roto algo.

No buscan hacer daño a terceras personas. Son sencillamente mentiras espontáneas fácilmente detectables.

Son muy frecuentes entre los 4 y 7 años.

Mentiras de fabricación o falsificación.

Este tipo de mentira requiere más elaboración, por lo que se da en edades más avanzadas. Requiere imaginación para construir una historia que resulte creíble en torno a un hecho incierto.

Evidentemente este tipo de mentira se fabrica sobre una mentira de ocultación porque busca también esconder alguna cosa mal hecha.

Cuando los niños construyen mentiras de este estilo pueden estar buscando librarse de un castigo, de una regañina o de alguna sanción o pueden estar tramando algo en contra de alguien, en este último caso es el más preocupante de todos, aunque afortunadamente se da en un bajo porcentaje de los niños.

Mentiras altruistas o de cortesía.

Tod@s hemos utilizado este tipo de mentira en muchas ocasiones, son los cumplidos, las felicitaciones, …

Son mentiras que no buscan ningún tipo de beneficio propio y mucho menos hay causar daño a terceros.

Muchas veces los niños, igual que los adultos, las utilizan para causar buena impresión y gustar a los demás.

Mentiras egoístas o antisociales.

Aunque es frecuente que los niños usen la mentira egoísta para conseguir algo (normalmente un premio) debemos estar atentos ya que este tipo de mentiras son las más preocupantes, sobre todo cuando buscan causar un daño a terceras personas.

Los padres debemos estar alerta y muy atentos si observamos que nuestro hijo usa repetidamente mentiras elaboradas y planificadas. Detrás de esta conducta puede estar escondiéndose otros problemas como la necesidad de mayor atención y afecto, estilos educativos excesivamente rígidos y autoritarios en los que se está castigando con demasiada frecuencia, o problemas de conducta que requieren la atención de profesionales expertos.

Te recomiendo que sigas aprendiendo sobre esta temática con el libro La Mentira de la colección Psicocuentos de la Editorial Pirámide. Puedes adquirirlo desde aquí mismo

¡Lo quiero!

 

 

Diseñado por Freepik

Autor entrada: Sara Tarrés

Soy Sara Tarrés, licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP).He trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje.Actualmente dirijo Mamá Psicóloga Infantil desde donde oriento a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto me permite compaginar mi faceta de madre a tiempo completo sin dejar de lado mi actividad profesional.

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer