Para padres y madres que buscan respuestas.

¿Debemos contar cuentos de miedo a nuestros hijos?

1 151

Como padres sabemos lo mucho que les gusta a nuestros hijos que les expliquemos un cuento antes de dormir o en cualquier otro momento del día, lo sabemos a la perfección aunque cada vez lo hacemos menos por cuestiones de tiempo y cansancio. Sobre este tema escribí hace un tiempo “Un cuento y a dormir” publicado en este mismo blog. 

Los 3 cerditos y el lobo

 

La cuestión que me lanza a escribir este artículo hoy es otra, se trata de reflexionar si es oportuno o no explicarles cuentos de miedo a nuestros hijos antes de acostarse y a partir de qué edad podríamos empezar a hacerlo sin que ello les provoque pesadillas o despertares a media noche.

Como padres habremos asistido y vivido en más de una ocasión las pesadillas de nuestros pequeños, pesadillas y miedos que empiezan a ser más evidentes a partir de los 2 años, momento en el que el niño es consciente de que se queda solo y que algo podría aparecer y, sin la protección de sus padres, ese algo podría causarle daño. Sobre los miedos y las pesadillas hemos hablado ampliamente, estos son los artículos que podrían interesaros para entender u poco mejor cómo se desarrollan los miedos infantiles.

 

 

 


En uno de estos artículos recomiendo que no se les debe explicar cuentos de miedo ni asustarles con seres fantásticos si a nuestros hijos tienen frecuentemente pesadillas o sienten pánico a cruzar el pasillo de casa cuando éste está a oscuras. Con esto no quiero decir que debamos abstenernos por completo a contar historias con seres fantásticos ( brujas, lobos, duendes, u otros seres del mundo de la fantasía …) solo que debemos mantener siempre el sentido común. 

En el siguiente artículo puedes leer un poco más sobre las características de los niños “miedosos”.


Es evidente que explicar un cuento de zombees o seres venidos de la ultratumba a niños de 3 o 5 años está fuera de lugar, pero también si tienen 7 u 8. Es más que obvio que si nuestro hijo se despierta cada noche empapado en sudor en medio de una pesadilla gritando “lobos, lobos, …” tendremos que intentar explicar un cuento donde el lobo no sea siempre el malo, dejar durante un tiempo los cuentos de este estilo y relajar un poco la situación. 

 
Cuando hablamos de cuentos de miedo podemos incluir muchos de los cuentos clásicos:
  • Los 3 cerditos y el lobo.
  • Caperucita roja.
  • Blancanieves y los 7 enanitos.
  • Hansel y Gretel.

En todos ellos aparece un ser que causa temor: un lobo, una bruja, … son cuentos de miedo aunque nosotros creamos que no. Aún y así estos cuentos cumplen una función muy importante: la liberar tensiones. Como explico en el artículo “Función de los cuentos en niños de 3 a 6 años“, 

todos los problemas y angustias que persiguen a los niños de esta edad han sido captados y plasmados en los cuentos clásicos. Y en ellos y con ellos los niños pueden exteriorizar sus temores y encontrar soluciones liberadoras de sus tensiones.


Sabemos que mientras que unos niños disfrutan con los cuentos de miedo otros, en cambio, la pasan francamente mal, por lo que tendremos que ir con cuidado con las formas y el modo de contar este tipo de historias. Los niños pequeños son muy impresionables, “mezclan” realidad con fantasía constantemente así que tendremos que tener especial cuidado. 

 

En un principio podemos contar este tipo de cuentos y otros similares, no hay problema si lo hacemos adecuadamente, es decir, fijándonos en las caras y otras señales que el lenguaje corporal de nuestros hijos nos comunicará que siente miedo de verdad. Las voces que pongamos, la ambientación que le demos al cuento y la forma de ser de nuestro hijo determinará en gran parte el modo de vivir estos cuentos de miedo.

 

No hay problema en explicarles cuentos de miedo del estilo de estos clásicos, ya que como he apuntado anteriormente, permiten a nuestros pequeños proyectar y liberarse de sus propios miedos, angustias y preocupaciones. La envidia, temor al abandono, rivalidad entre hermanos, el bien y el mal… todo este tipo de emociones han sido captadas por los cuentos y por tanto ejercen una función catártica muy importante.

 

Expliquemos cuentos, aunque éstos sean de miedo. Si tenemos en cuenta siempre que cuando nuestros hijos empiecen a sentir miedo debemos rebajar un poco la tensión incorporando alguna broma o algo que les relaje un poco en la trama del cuento, los cuentos cumplirán con todas sus funciones:

  • entretener,
  • estimular la imaginación, 
  • ampliar el vocabulario,
  • liberar tensiones,
  • ….

 

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

1 Comment
  1. Relojes de Pared says

    Estoy completamente en lo de los cuentos de hadas. Cubren una función muy importante. Me gusta mucho al respecto el libro El psicoanalisis en los cuentos de hadas, de Bruno Bettelheim

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel