Bullying entre hermanos, algo a tratar.

6 104

En otros artículos sobre el bullying o acoso escolar, hemos hablado sobre qué es el bullying, cómo saber si nuestro hijo puede estar siendo acosado por algunos compañeros y también del probable “perfil” tanto de la víctima como del  acosador. En esta ocasión, y en motivo de la reciente publicación en la revista Pediatrics de un estudio en el que se ha evaluado la incidencia de las agresiones verbales y físicas entre hermanos, quiero resaltar la grave repercusión en la salud mental de nuestros hijos cuando son el blanco de las burlas o agresiones de uno de sus hermanos.

Si ser el objeto de burlas, chismes, amenazas, agresiones y otro tipo de intimidaciones en la escuela es algo bastante reconocido (aunque no siempre), a lo que le hemos dado también un nombre “bullying” y sobre lo que se están tomando medidas en los centros escolares tanto para concienciarse del problema y como para erradicarlo, el hecho de que sea tu hermano el agresor parece que no suele ser un motivo de grandes preocupaciones por parte de los padres, o almenos no se le da la importancia que debería y se considera como algo normal. 

Pero … ¿cómo puede considerarse normal que tu hermano te insulte constantemente, te amenace, robe, rompa tus cosas o te agreda física o verbalmente? Ser el blanco de las burlas o agresiones de un hermano puede perjudicar gravemente la salud mental de un niño o adolescente al igual que lo es serlo de un compañero de clase. De hecho, según el estudio, los niños que han experimentado formas leves y graves de bullying entre hermanos sufren angustia, se sienten mal, asustados o incluso no queridos por su entorno familiar, algo que puede pasar desapercibido por los padres y/o entorno familiar o más cercano al niño que lo sufre.

¿Qué es el bullying entre hermanos?

El bullying lo definimos como el acoso entre pares, entre iguales, entre niños y niñas de más o menos la misma edad. En la infancia, normalmente el término se usa para referirse al maltrato entre niños de edad similar en la escuela, que acosan a una o más víctimas y que pueden llegar a agredirla físicamente. 

En el colegio, tal como comentaba en párrafos anteriores, los límites están un poco mejor definidos definidos: si un niño o niña insulta reiteradamente, le da puñetazos, patadas o molesta a otro en clase o en el recreo, esto se considera bullying. 

Pero ¿qué sucede cuando esto ocurre en casa? En el hogar, si un hermano agrede a otro, le coacciona, le intimida, le insulta o agrede de otro modo esto se suele considerar una riña, una broma entre hermanos o simples travesuras. Hasta cierto punto esto es así, ya que los conflictos entre hermanos y la competitividad son normales, y enseñan formas constructivas de lucha y negociación a los niños. 

No obstante, los padres debemos reaccionar e intervenir ante las señales de alarma, como por ejemplo:

  • Si uno de los hermanos siempre es el agresor y el otro la víctima.
  • Si existen signos de agresión que tienen como objetivo dejar al otro hermano humillado y derrotado. 

El impacto emocional de un niño al ser intimidado en el propio hogar por un hermano o hermana en el que confía o admira debe tenerse en cuenta y gestionarse de una forma adecuada. Por ello, los autores del estudio concluyen que los padres deben prevenir y detener un posible maltrato entre hermanos en casa y no considerarlo como un problema menor e incluso beneficioso (errores bastaste frecuentes y comunes).

Los padres, como padres que somos y adultos que debemos proteger el bienestar de nuestros hijos (físico y psicológico), debemos estar alerta e intervenir en estos casos ya que los efectos del maltrato de un hermano a otro sobre la autoestima en particular y la salud mental en general del niño víctima del acoso son muy importantes y pueden perdurar toda la vida. Debemos concienciarnos que determinadas acciones no son normales, por lo que no debemos permitir que nuestros hijos se agredan  ni física ni verbalmente. Debemos hacer un esfuerzo por educar e inculcar valores positivos como el respeto y la tolerancia a nuestros pequeños desde bien tempranas edades evitando que surjan rivalidades extremas entre hermanos que provoquen envidias y celos insanos. 


Foto cortesía de http://www.flickr.com/photos/pimkie_fotos/2513823082/

Fuente consultada :

Referencia bibliográfica:

Tucker, C. J., Finkelhor, D. et al. Association of Sibling Aggression With Child and Adolescent Mental Health.Pediatrics, oficial journal of the American Academy of Pediatrics, 17 de junio de 2013 [acceso: 24 de julio de 2013]. 

Parents: Don’t ignore sibling bullying, study warns. NBC News Health, 17 de junio de 2013 [acceso: 24 de julio de 2013].


Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

6 Comments
  1. Sara Tarrés Corominas says

    Anónimo,
    en primer lugar gracias por confiar en este espacio para explicar tu caso. Es evidente que siempre que se dan situaciones como las que comentas hay que frenarlas en seco, no se debe permitir que nadie humille a nadie, sean hermanos, primos, amigos o sencillamente conocidos, pero cuando ocurre bajo en mismo techo este tipo de situación acarrea problemas añadidos por lo que no ha de tolerarse en ninguno de los casos.

    El tema está en que el padre del mayor, tu pareja, vea que lo que hace su hijo es inadmisible, intolerable y para nada normal. En las familias debe primar el respeto, la tolerancia y la cooperación, o como mínimo lo primero: el respeto en todas sus formas. Sería conveniente que ambos adultos os pusierais de acuerdo en las normas de convivencia y en las consecuencias de incumplirlas, igualmente si ves que tu hijo no lo está pasando bien y que sufre hay que ponerle remedio y esto pasa indudablemente también por un cambio de conducta del mayor acudiendo o no a un especialista. Mi recomendación es que si consideras que tu hijo necesita ayuda de un profesional acudas a él, desde luego él será quien mejor pueda evaluar la problemática y qué pautas ofreceros para cambiar esta dinámica familiar.

    Te agradezco de nuevo tu confianza y te invito a seguir comentando todo cuanto desees, este es un espacio para esto, para comentar y buscar respuestas. Espero que encontréis pronto el camino a seguir y que consigáis mejorar la convivencia entre estos dos hermanos.

    Recibe un cordial saludo

  2. Anonymous says

    Yo estoy viviendo una situaciòn similar pero con el hermanastro (12 años) de mi hijo (6 años). Lo humilla, lo insulta y lo denigra todo el tiempo, tanto estando solos como con amigos e inclusive estando nosotros. Para el padre el algo normal, para mi no. Pienso en llevarlo a un especialista pero croe que el agresor tambien tendria que ir, lamentablemente el papà no quiere llevarlo porque no es grave para él pero mi hijo cada vez está más agresivo, introvertido e intolerante. Será un caso de bullying u otro tipo de problema?

  3. Anonymous says

    Hola. quiero que me ayuden. tengo un hermano menor que me persigue. si le digo que no voy a ir a su casa al dia siguiente se aparece en la mia. Ha puesto hace poco un vecino para vigilarme. lo descubri. le tengo miedo.somós hilos de un papa alcoholico. que hago?

  4. Anonymous says

    A veces los padres no toman mucho en cuenta este tipo de problemas y los perjudicados vienen a ser sus propios hijos, Deberian tener en cuenta todos lo actos de sus hijos, ponerles un alto con el acoso, insultos o golpes a sus hermanos y hacerles ver que eso es algo realmente malo y perjuicioso

  5. Sara Tarrés Corominas says

    Sí anónimo, tienes razón, puede darse con otros familiares cercanos con los que se convive diariamente.

    Saludos

  6. Anonymous says

    No necesariamente es siempre un hermano. También puede ser una prima, varios años mayor, aplaudida por los otros familiares

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel