Paste your Bing Webmaster Tools verification code here
Para padres y madres que buscan respuestas.

Aprender a educar sin gritar.

5 152

Hay que aprender a educar sin gritar, hay que hacerlo para transmitir a nuestros hijos la idea de que con la violencia no se resuelven los problemas, que la violencia genera más violencia y está claro que cuando gritamos nos volvemos violentos. La violencia verbal, los gritos, los insultos, las amenazas, no educan. Y no me canso de decirlo aunque en muchas ocasiones, lo admito, yo también he perdido los papeles y he gritado. Por eso digo, con la cara bien alta, sabiendo que es un error gritar que hay que aprender a no hacerlo si lo que queremos es educar. Es necesario y urgente al igual que lo es dejar de zarandear o abofetear. No sirve de nada, solo nos aleja más y más de nuestros pequeños.

gritos1

Hay que aprender a educar sin gritar, sin alzar la voz, porque nuestros hijos no oyen mal, no nos desobedecen porque no hayan oído lo que les hemos dicho que hagan, lo hacen porque son niños y prueban límites, lo hacen porque son niños y su noción del tiempo es otra, y su concepto de cosas importantes es totalmente distinto al nuestro. De nada sirve gritar para que se laven los dientes, dejen de correr por la casa o de saltar en el sofá, para que hagan los deberes o se sienten a cenar. No, gritar no nos ayuda a ninguno.  Gritar nos pone en contra de nuestros hijos, perdemos cualquier autoridad moral y … ¿qué valores transmitimos?

gritos3

gritos2

Sí, somos humanos y nos equivocamos. Somos humanos y perdemos la paciencia. Somos humanos y tenemos la capacidad de aprender de todo cuanto hacemos bien y de todo cuanto hacemos mal. Y sabemos que gritar no está bien, no está bien gritarle a un niño pequeño, ni a un adulto ni a un anciano por algo que no sabe hacer, por algo que olvida o por algo que no le apetece recoger. No, gritar no está bien  y por eso cada día tenemos la oportunidad de demostrarnos a nosotros mismos que podemos educar mejor, sin gritos, sin amenazas ni chantajes.

Cada día, cada momento que pases sin gritarle a tu hijo será una victoria. Prémiate por ello, rétate  a ti mism@ a pasar un rato más sin alzar la voz.

gritos5

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

5 Comentarios
  1. […] nuestra dosis de paciencia, gritar y reñirles constantemente aumenta la irritabilidad y es contraproducente para […]

  2. […] ni fórmulas ni varitas mágicas que nos permitan serenarnos en un momento de enfado. No. Para dejar de gritar a nuestros hijos no hay una pócima, fórmula o pasos exactos a seguir. No, solo el trabajo […]

  3. […] los gritos no funcionan, mami deja de gritar por un momento y no te enfades tanto por todo, porque es posible aprender a educar sin gritar y tu lo […]

  4. […] nerviosas, alteradas … gritamos, nos volvemos unas brujas, y eso no es bueno para nadie. Aprender a educar sin gritar tiene mucho que ver con el derecho a decidir de mamá. Piénsalo. Reflexiona sobre ello y me […]

  5. […] Educar sin gritar es posible, lo sabemos, pero también debemos saber que requiere un esfuerzo muy importante por nuestra parte, un esfuerzo que debemos querer asumir, aceptar y realizar cada día. […]

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel