Para padres y madres que buscan respuestas.

8 Claves para eliminar el comportamiento Pasivo-Agresivo

0 8

¿Sueles decir “sí”cuando en realidad piensas “no”? ¿Silencias tu opinión para evitar conflictos con tu pareja, compañeros de trabajo o amigos? ¿Crees que mostrar tu enfado podría suponer alguna pérdida importante en tu vida? Si es así, probablemente estés comportándote de un modo pasivo-agresivo. Un comportamiento aprendido en tu infancia que te sabotea diariamente. Una estrategia de comunicación que te impide ser leal a ti mism@ y que no te beneficia en absoluto.

Para romper el círculo de la pasivo-agresividad te recomiendo un libro imprescindible para tí : 8 Claves para eliminar el comportamiento Pasivo-Agresivo. Un libro, de la Editorial Elephteria escrito por la Psicóloga estadounidense Andrea Brandt, con métodos eficaces para que puedas transformar tus pensamientos y conductas pasivo-agresivas y convertirlas en otras más asertivas.

A lo largo de su lectura y llevando a cabo los ejercicios y dinámicas que en él se ofrecen aprenderás qué es este tipo de comportamiento pasivo-agresivo y de qué modo te está afectando a tí y a tu entorno. Aprenderás también a reconocer tu ira y a reformular los conflictos. Aprenderás a escuchar a tu cuerpo y a utilizar las herramientas que te proporciona la autora para poder comunicarte con los demás de un modo más saludable para todos.

A pesar que todo el mundo responde de forma ocasional de manera pasivo-agresiva cuando aceptamos encargos, trabajos, tareas o invitaciones que no deseamos realizar o acudir existe una gran diferencia entre quienes lo hacemos por educación o cortesía de forma puntual y las persona que actúan con un comportamiento pasivo-agresivo sistemático que les define. Estas personas, entre las que quizás te puedas identificar tu o algún familiar, se comportan así porque a lo largo de su infancia han aprendido a silenciar su ira,  su disgusto o enfado.  En este aprendizaje han olvidado a poner límites a los demás y a sí mismos al silenciar sus opiniones por miedo a entrar en conflicto.

¿Qué es el comportamiento pasivo-agresivo?

La pasivo-agresividad es un modo de expresar sentimientos de enfado de manera aparentemente no hostil. Un mecanismo de adaptación que usamos cuando nos sentimos impotentes o tenemos miedo a que el conflicto que podemos ocasionar conlleve la pérdida de la compañía de alguien que queremos tener a nuestro lado.  Se trata, tal y como encontraremos en el libro muy bien explicado, de una absoluta falta de claridad porque la persona pasivo-agresiva no comunica de forma sincera sus necesidades.

Algunas formas de agresión pasivo-agresiva son olvidar ofrecer una información a alguien sabiendo que la necesita, negar un elogio, negar el afecto o la atención, el sabotaje, responder sarcásticamente,… y un largo etcétera de conductas que aprenderemos a identificar a lo largo del libro.

El origen del comportamiento pasivo agresivo lo encontramos en la infancia, por lo que es muy importante que los padres aprendamos a expresar nuestro enfado de un modo saludable para que nuestros hijos aprendan a ser adultos asertivos. A lo largo de sus más de 250 páginas aprenderemos que la ira es una emoción saludable y necesaria, una energía que requiere ser liberada de forma adecuada. Porque no nos engañemos, la ira no desaparece sola, por más que la ignoremos acabará saliendo de algún modo u otro, incluso en forma de enfermedad física.

Los niños deben aprender a gestionar su enfado. Deben aprender a no esconder la ira de tal forma que expresarla no les haga sentirse malas personas ni avergonzarse de tener estos sentimientos. Las familias en las que se inhibe o prohíbe la expresión del enfado son las más proclives a desarrollar estilos de comportamiento pasivo-agresivos. Dejemos que los niños se enfaden enseñándoles formas más sanas y adecuadas de expresar su rabia.

Las 8 Claves para eliminar el comportamiento Pasivo-Agresivo

Andrea Brandt, la autora,psicóloga especialista en terapia integrativa nos propone varios ejercicios para identificar las áreas problemáticas que tienen las personas con un tipo de comportamiento pasivo-agresivo con la finalidad de facilitar el cambio. Para ello iremos pasando por distintas fases, precisamente las que conforman las 8 claves para eliminar el comportamiento pasivo-agresivo:

  1. Identificar la ira oculta.
  2. Reconectar las emociones con los pensamientos.
  3. Escuchar nuestro cuerpo.
  4. Establecer fronteras saludables.
  5. Comunicar asertivamente.
  6. Reformular el conflicto.
  7. Interaccionar usando mindfulness.
  8. Deshabilitar el facilitador

Estas 8 fases son clave para desarticular el comportamiento pasivo-agresivo y aprender a expresar nuestras propias necesidades de un modo más saludable o asertivo. Se trata de identificar el origen de nuestro comportamiento o el de nuestra pareja pasivo-agresiva. Pero no solo debemos quedarnos ahí: debemos aceptar reeducar nuestro sistema de creencias o patrones de pensamiento erróneos generados a lo largo de nuestra infancia y que son los responsables del sabotaje de nuestra felicidad, éxito o bienestar (en la pareja, en el trabajo o en otros ámbitos familiares).

 

Un libro muy recomendable que puedes adquirir hoy mismo desde aquí

Tus comentarios nos ayudan a aprender y a crecer

A %d blogueros les gusta esto:
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso
Cancel